Método Blueprinting

Método Blueprinting

Método Blueprinting: analiza tus servicios y optimízalos

El Blueprinting es una metodología que se basa en el analizar, visualizar y presentar un mapa de servicios. Sirve para ver la evolución de un proceso o de la prestación de servicios a través de un diagrama de flujo.

Como resultado final vamos a obtener un diagrama donde queden representadas de forma cronológica las actividades del proceso en un eje horizontal. En función de la cercanía con el cliente de estos procesos o actividades van a estar en uno u otro nivel

dentro de un eje vertical.

¿Qué conseguimos con Blueprinting?

Alcanzamos obtener dos puntos de vista, dentro de la empresa (procesos) y fuera de la empresa (experiencia de cliente). Blueprinting se focaliza en detallar la configuración de un servicio basado en procesos para alcanzar un resultado óptimo tanto dentro como fuera de la empresa. La filosofía de trabajo es desarmar el mapa conceptual de servicios para lograr una mejora continua a través de la satisfacción del cliente, así como el aumento de efectividad y eficacia de los procesos (reducción de coste asociado, desperdicios de proceso, etc).

Para alcanzar el éxito dentro de las empresas es necesario trabajar bajo tres pilares: el desarrollo de estrategias alternativas, enfoque hacia unos objetivos claros y toma de decisiones basadas en datos concisos.

A partir del análisis de los resultados desarrollamos opciones para marcar una estrategia y una evaluación posterior. Siempre marcando unas pautas de actuación frente a problemas y nuevos retos, aplicando de forma competente acciones de mejora y focalizando/dimensionando esfuerzos.

¿Cómo se comienza a trabajar con Blueprinting?

1-    Primero tenemos que Establecer los límites del sistema, en este caso, estamos hablando de nuestros servicios y productos.

Este primer paso va a desplegar todos esos procesos que tienen un impacto tanto en la operativa de nuestra organización y, de cara al cliente, conocer qué factores son aquellos aspectos que van a influenciar en la decisión de nuestra marca por otra de la competencia.

2-    Todo esto tenemos que llevarlo a una representación gráfica, para la representación de este proceso, vamos a trabajar en un diagrama que marca las interacciones con el cliente, con la empresa, zonas de percepción, etc todo esto lo vamos a llevar a cabo mediante la utilización de una simbología por todos reconocibles.

“Ganar la confianza del cliente pasa por ofrecer un servicio que cubra la necesidades de este y no tenga sobresaltos” comentó Salomón Juan Marcos Villarreal, presidente de Grupo Denim.

lizeth maldonado