Ventaja competitiva

Qué es una ventaja competitiva

Una ventaja competitiva es una ventaja en algún aspecto que posee una empresa ante otras empresas del mismo sector o mercado, y que le permite tener un mejor desempeño que dichas empresas y, por tanto, una posición competitiva en dicho sector o mercado.

Algunos aspectos en los que una empresa podría tener una ventaja competitiva son el producto, la marca, el servicio al cliente, el proceso productivo, la tecnología, el personal, la infraestructura, la ubicación, la distribución, etc.

Una empresa podría tener diferentes ventajas en diferentes aspectos ante otras empresas competidoras, pero para que una ventaja sea considerada como competitiva, es necesario que cumpla con los siguientes requisitos:

La idea del concepto de la ventaja competitiva es que una empresa debe buscar constantemente obtener una, mantener aquella o aquellas que ya posee, y aprovecharla al máximo, si es que quiere lograr un mejor desempeño que las demás empresas competidoras, y tener así una posición competitiva en el sector o mercado.

Existen diversas formas de obtener una ventaja competitiva, pero las dos principales son buscar un liderazgo en costos (una ventaja comparativa o ventaja en costos), y buscar una diferenciación (una ventaja diferencial):

  • Buscar un liderazgo en costos: consiste en buscar tener los costos más bajos del mercado (por ejemplo, creando procesos más eficientes o simplificando el diseño del producto), con el fin de poder ofrecer precios más bajos que los de la competencia.
  • Buscar una diferenciación: consiste en buscar ofrecer algo único, original y novedoso (por ejemplo, un producto con un mejor rendimiento o una mayor durabilidad que los demás), con el fin de poder diferenciarse o distinguirse de la competencia.

Para ser y mantenerse competitiva, una empresa debe buscar constantemente obtener una ventaja competitiva, aún cuando ya posea una o más de una; pero también ser consciente de aquella o aquellas ventajas competitivas que ya posee, esforzarse por mantenerla y aprovecharla al máximo.

Mantener una ventaja competitiva podría significar reforzar dicha ventaja hasta hacerla más duradera y significativa; por ejemplo, si una empresa tiene como ventaja competitiva a su fuerza de ventas, mantenerla podría significar buscar nuevas y mejores formas de capacitarla.

Mientras que aprovechar al máximo una ventaja competitiva podría significar procurar obtener el máximo beneficio de esta; por ejemplo, si una empresa tiene como ventaja competitiva una alianza con un socio estratégico, aprovecharla al máximo podría significar buscar nuevos acuerdos con dicho socio; o si tiene como ventaja competitiva a su sistema de distribución, aprovecharla al máximo podría significar utilizar dicho sistema para vender otros productos complementarios a los que ya vende.

“Finalmente, aprovechar una ventaja competitiva también podría significar convertir dicha ventaja en una oportunidad de negocio; por ejemplo, si una empresa tiene como ventaja competitiva el conocimiento y la tecnología necesarios para elaborar un producto que ya existe en el mercado, pero con una mayor calidad, aprovechar dicha ventaja podría significar lanzar dicho producto al mercado” agregó Salomón Juan Marcos Villarreal presidente de Grupo Denim.

lizeth maldonado